Connect with us

Horoscopo

¡Entrante! Cohete SpaceX Falcon 9 en rumbo de colisión con la Luna

Published

on

Una imagen de alta definición de la llanura de lava del sur de Marte en la Luna tomada por el orbitador lunar Kaguya de Japón en noviembre de 2007. Crédito: JAXA/NHK

La Luna está lista para ganar un cráter más. sobrante[{» attribute=»»>SpaceX Falcon 9 upper stage will impact the lunar surface in early March, marking the first time that a human-made debris item unintentionally reaches our natural satellite.

In 2015 the Falcon 9 placed NOAA’s DSCOVR climate observatory around the L1 Lagrange point, one of five such gravitationally-stable points between Earth and the Sun. Having reached L1, around 1.5 million km from Earth, the mission’s upper stage ended up pointed away from Earth into interplanetary space.

DSCOVR on Falcon 9 Upper Stage

Artist’s impression of DSCOVR on the way to L1 on its Falcon 9 upper stage in 2015. Credit: SpaceX

This rendered a deorbit burn to dispose of it in our planet’s atmosphere impractical, while the upper stage also lacked sufficient velocity to escape the Earth-Moon system. Instead, it was left in a chaotic Sun-orbiting orbit near the two bodies.

Now credible public estimates forecast its impact with the Moon on March 4, 2022, at 12:25:39 UTC at a point on the lunar far side near the equator. Follow-up observations should sharpen the accuracy of the forecast, but the approximately 3 ton, 15 m long by 3 m wide upper stage is currently projected to hit at a speed about 2.58 km/s.

The Five Lagrange Points

There are locations around a planet’s orbit where the gravitational forces and the orbital motion of the Sun and planet interact to create a stable location, from where a spacecraft can reside with little effort from the operators on the ground to keep it in place. These points are known as Lagrangian or ‘L’ points, after the 18th century Italian astronomer and mathematician Joseph-Louis Lagrange (born Giuseppe Luigi Lagrancia). Credit: ESA

Scientifically vital points in space

The European Ariane 5 that recently delivered the James Webb Space Telescope to its observing point flew a mirror trajectory to that of the Falcon 9 – but the good news is that its upper stage has already evaded a comparable fate thanks to a specifically developed and qualified maneuver.

READ  Empujando los límites de la exploración espacial w

Europe’s Ariane 5 delivered the James Webb Space Telescope to L2, the second Sun-Earth Lagrange point – ‘behind’ instead of in ‘front of’ our planet – but after separating from Webb the upper stage used all its remaining fuel to escape the Earth-Moon system entirely, putting it into a stable heliocentric orbit.

View Back to Earth From DSCOVR’s Upper Stage

Looking back to Earth from DSCOVR’s Falcon 9 upper stage on the way to L1. Just before sunset at 6:03pm ET on February 11, 2015, Falcon 9 lifted off from SpaceX’s Launch Complex 40 at Cape Canaveral Air Force Station, Florida, carrying the Deep Space Climate Observatory (DSCOVR) satellite on SpaceX’s first deep-space mission. Credit: SpaceX

A brief history of human-made Moon impacts

Human-made objects have intentionally impacted the Moon before, starting as early as the 1950s, including Apollo upper stages used to induce ‘moonquakes’ for surface seismometers.

In 2009 NASA crashed its LCROSS mission into the Moon, revealing water in the resulting debris plume, with the LADEE spacecraft doing the same on the lunar farside in 2013. ESA’s Smart-1 spacecraft was crashed into the Moon in 2006, the subject of a worldwide observing campaign.

NASA’s LCROSS Impacting the Moon

In 2009 NASA’s LCROSS mission deployed a Centaur upper stage to intentionally impact the Moon before going on to crash into the lunar surface itself. The resulting debris plumes were observed from Earth, revealing water ice and other volatiles. Credit: NASA

“This forthcoming Falcon 9 impact is a little beyond our usual area of interest, because we are mainly focused on the debris population in highly-trafficked low-Earth orbits, up to 2000 km altitude, as well as geosynchronous orbits around 35 000 km away,” explains Tim Flohrer of ESA’s Space Debris Office.

READ  ¿Podría China vencer a la NASA en la exploración de Marte? El informe de la carrera espacial dice que está 20 años por delante de EE. UU.

“Our colleagues in the ESA Planetary Defence Office peer further into space, however. They use telescopes around the globe to track Near-Earth asteroids, and sometimes observe human-made objects as well. Extending our own remit into the ‘cislunar’ space between Earth and the Moon has been discussed, due to the increasing use of the scientifically vital Sun-Earth Lagrange points in coming years.”

SMART-1 Lunar Observations

This illustration shows ESA’s SMART-1 spacecraft making scientific observations in orbit around the Moon. SMART-1 was launched in September 2003 and will conclude its mission through a small lunar impact on September 3, 2006. Credit: ESA – C. Carreau

Detlef Koschny, heading ESA’s Planetary Defence Office, adds: “We use telescopic observations to pinpoint the orbits, mainly of natural objects in the space surrounding Earth. Occasionally, we also pick up man-made objects far away from the Earth, such as lunar exploration spacecraft remnants, and objects returning from Lagrange points.”

Webb’s Journey to L2

Webb will orbit the second Lagrange point (L2), 1.5 million kilometers from Earth in the direction away from the Sun. There, its sunshield can always block light and heat from both the Sun and Earth from reaching its telescope and instruments. L2 is not a fixed point, but follows Earth around the Sun. Credit: ESA

For international spacefarers, no clear guidelines exist at the moment to regulate the disposal at end of life for spacecraft or spent upper stages sent to Lagrange points. Potentially crashing into the Moon or returning and burning up in Earth’s atmosphere have so far been the most straightforward default options.

READ  Enjambre masivo de terremotos en la Antártida sugiere el despertar de un volcán inactivo

“The upcoming Falcon 9 lunar impact illustrates well the need for a comprehensive regulatory regime in space, not only for the economically crucial orbits around Earth but also applying to the Moon,” says Holger Krag, Head of ESA’s Space Safety Program.

Ariane 6 and Vega-C

Artist’s view of Ariane 6 and Vega-C. Credit: ESA – D. Ducros

“It would take international consensus to establish effective regulations, but Europe can certainly lead the way.”

All the launchers developed by ESA during the last decade – Vega, Ariane 6 and Vega C – incorporate a built-in reignition capability, which ensures the safe return to Earth for atmospheric burn-up of their upper stages.

Lunar Impact Detection

Since March 2017, the NELIOTA project has been monitoring the dark side of the Moon for flashes of light caused by tiny pieces of rock striking the Moon’s surface. This sequence of 12 consecutive frames shows a bright flash detected on 4 frames during observations on 1 March 2017. The red arrows point to the location of the impact flash, near the edge of the frame. Credit: NELIOTA project

Assessing lunar impact risk

Space rocks hit the Moon all the time. Researchers are interested in quantifying the frequency of these natural lunar impacts. Using a system developed through an ESA contract, the Greek NELIOTA project (Near-Earth object Lunar Impacts and Optical TrAnsients) detects flashes of light caused by small bodies striking the Moon’s surface, particularly across its shadowed face. NELIOTA can determine the temperature of these impact flashes as well as their brightness. From this, the impacting mass can be estimated.

Kryoneri Observatory

The Kryoneri Observatory – the world’s largest eye on the Moon. Credit: Theofanis Matsopoulos

ESA’s Space Safety program is interested in this research as a way of assessing the number of incoming objects ranging in size from tens of centimeters to meters across. This is useful because the precise number of objects in this range is not known very well.

This research might also be valuable for future lunar colonists. One of the dangers they might face is small meteoroids doing damage to their infrastructure – NELIOTA results are helping to quantify the danger. Without an atmosphere to burn up such bodies, it is likely that future permanent lunar structures will be underground, to provide shielding against impacts as well as space radiation.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Horoscopo

La erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai ha llegado al espacio

Published

on

Les volcans qui explosent en panaches de magma et de cendres peuvent être suffisamment puissants pour déclencher d’énormes ondes de choc et des bangs soniques au-dessus tout en provoquant des tremblements de terre, des glissements de terrain et des vagues de tsunami plus près de la superficie. Ahora un volcán ha hecho todo lo anterior y espacio afectado.

Este tipo de fenómenos no solo ocurren en películas como pico de Dante. la Volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai hace que la erupción mortal que enfrenta el vulcanólogo incondicionalmente anti-James-Bond de Pierce Brosnan apenas parezca una hoguera. Il a éclaté si violemment que non seulement il a secoué l’atmosphère et l’océan, mais la NASA a découvert que les effets s’étendaient plus loin que l’atmosphère terrestre, avec des vents assez rapides pour rivaliser avec un ouragan aux confins del espacio. Es hoy una de las perturbaciones más enormes jamás observadas en el espacio.

Además de tener un temperamento notoriamente caliente (la última erupción de Hunga Tonga-Hunga Ha’apai en 2015 arrojó cenizas a más de cinco millas hacia el cielo y en realidad formó una nueva isla a partir de todo ese vómito), el volcán submarino ahora les ha dado a los investigadores la oportunidad de vea lo que sucede cuando el clima terrestre y el clima espacial chocan. El físico de UC Berkeley, Brian Harding, realizó un estudio sobre el monstruo que escupe fuego, publicado recientemente en Cartas de investigación geofísica.

«El volcán puede enseñarnos qué tipos de ondas atmosféricas transfieren impulso y energía desde el suelo al espacio», dijo a SYFY WIRE. «Esperamos que esto represente los mecanismos que transmiten impulso y energía desde la atmósfera inferior al espacio y, finalmente, conduzcan a mejores predicciones del clima espacial».

READ  Enjambre masivo de terremotos en la Antártida sugiere el despertar de un volcán inactivo

Hunga Tonga-Hunga Ha’apai se esconde en las profundidades del Océano Pacífico Sur occidental, frente a las islas principales de Tonga. Algunas de las olas del tsunami a su paso fueron lo suficientemente altas como para alcanzar la estratosfera, y el polvo y el gas que arrojó a la mesosfera. ICONO DE LA NASA (Explorador de conexiones ionosféricas) y Satélites Swarm de la ESA eran parte de ella. Apenas unas horas después de que el volcán activo explotara, las dos naves espaciales captaron extrañas corrientes eléctricas en la capa superior de la atmósfera, o la ionosfera.

Comprender fenómenos como este es (en su mayor parte) solo posible a través de observaciones. Simplemente no puedes recrear algo así en un laboratorio. Incluso dar sentido a las observaciones puede ser difícil cuando ocurren múltiples procesos al mismo tiempo y en el mismo lugar, lo que puede confundir la causa y el efecto.

ICON tiene su ojo en el borde del espacio. Él observa una región donde los gases pueden ser turbulentos y donde las ráfagas de viento solar transportan partículas cargadas. Cuando ocurren erupciones solares y eyecciones de masa coronal, los ataques de estas partículas pueden causar tormentas geomagnéticas que interrumpen nuestros satélites, Internet y la infraestructura de energía. La erupción de Hunga Tonga-Hunga Ha’apai fue capaz de algo que solo se suponía que podía hacer una tormenta geomagnética.

Los vientos intensos afectan las corrientes eléctricas en la ionosfera, razón por la cual ICON y Swarm detectaron algo sospechoso. Las partículas ionosféricas, principalmente electrones e iones como NO+ y O2+, crean una corriente conocida como electrochorro ecuatorial.

“No son las corrientes eléctricas en sí mismas los impactos más severos del clima espacial, sino que las corrientes eléctricas son un marcador inequívoco de cambios en el sistema de dínamo ionosférico”, dijo Harding. «Esto tiene otras implicaciones para la distribución del plasma».

READ  La NASA rastrea un asteroide de 300 metros de altura que se dirige hacia la Tierra

Cuando los vientos de la atmósfera inferior impulsan el electrochorro, fluye hacia el este. El plasma perturbado puede provocar que los sistemas eléctricos, de comunicación y de navegación (como el GPS) no funcionen correctamente en la Tierra. Esta erupción perturbó tanto al electrochorro que se volvió temporalmente cinco veces más poderoso de lo habitual. También experimentó un fenómeno que nada más que una poderosa tormenta geomagnética ha causado: el flujo del electrochorro en realidad se invirtió.

No es una gran sorpresa para los científicos cuando ocurre una inversión como esta, porque el Sol siempre tiene algún tipo de rabieta que envía partículas cargadas que se precipitan y, a veces, dan vueltas alrededor del electrochorro si tienen suficiente influencia. La erupción Hunga Tonga-Hunga Ha’apai también fue la inversión más fuerte que Swarm jamás haya visto, e ICON tuvo el momento y la posición adecuados para atraparla. Lo que ICON envió a tierra mostró que había una turbulencia extrema en la ionosfera. Sus observaciones se acercaron a las predicciones previas de cómo la atmósfera superior se vería afectada por una perturbación de esta magnitud.

“Antes de que podamos esperar predecir la respuesta de la atmósfera superior a una miríada de fuentes de variabilidad desde abajo, primero debemos poder predecir la respuesta de la atmósfera superior a una sola fuente como la explosión”, dijo Harding.

Lo que sucede donde termina la atmósfera y comienza el espacio apenas comienza a entenderse. Después próxima misión GDC de la NASA (Geospace Dynamics Constellation) se lanzará en 2027, monitoreará otros eventos donde terminan los confines de la Tierra y comienza la última frontera.

READ  Más de 1.000 poderosas explosiones cósmicas detectadas por el telescopio FAST en 47 días
Continue Reading

Horoscopo

La NASA comparte una hermosa imagen de la galaxia Whirlpool, Internet dice que ‘no se pueden quitar los ojos’

Published

on

La galaxia espiral fue capturada con Hubbles Advanced Camera for Surveys.

Durante sus 30 años de servicio, Telescopio espacial Hubble de la NASA tomó millones de fotografías de eventos intrigantes. Ha capturado algunas de las vistas más impresionantes del universo, dando un festín a los ojos de los entusiastas del espacio. Ahora, una de esas imágenes que parece una gran escalera de caracol que se desplaza por el espacio se encuentra entre las más recientes compartidas por la agencia espacial de EE. UU.

En Twitter, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de EE. UU. compartió una imagen impresionante de la galaxia M51, también conocida como la galaxia Whirlpool. «Estamos girando en círculos… Déjate llevar por los brazos curvos de la Galaxia del Remolino, las regiones rosadas de formación de estrellas y las hebras azules brillantes de los cúmulos de estrellas», escribió la NASA en el pie de foto.

Esta «galaxia espiral hipnótica» fue capturada en luz visible con la Cámara avanzada para encuestas del Hubble. Desde que se compartió, la publicación ha acumulado más de 10,000 me gusta y cientos de comentarios.

Leer también | La NASA planea realizar el ensayo final del traje de neopreno del lanzamiento de Artemis 1 SLS en junio

READ  Los humanos son culpables de violar una ley de la naturaleza oceánica: estudio

«Desearía que hubiera una IA que pudiera interpretar imágenes y convertirlas en música. Me encantaría saber cómo se ve esta imagen”, escribió un usuario. «Se ve tan hermosa allí, en ella y en todas las hermosas luces», agregó. otro Un tercer usuario dijo: «Qué hermoso, no puedo quitarme los ojos».

De acuerdo a un nota de prensa, la agencia espacial explicó que los elegantes y sinuosos brazos de la majestuosa galaxia espiral M51 son en realidad largas filas de estrellas y gas cubiertas de polvo. Dijo que esos brazos llamativos son una característica de las llamadas «galaxias espirales de gran diseño».

«En M51, también conocida como Whirlpool Galaxy, estos brazos tienen un propósito importante: son fábricas de formación estelar, que comprimen gas hidrógeno y crean cúmulos de nuevas estrellas», agregó la NASA.

Leer también | La NASA, la ESA y la JAXA intensificarán próximamente la documentación de los cambios en el medio ambiente y la sociedad en la Tierra

Además, la agencia continuó explicando que en la cautivadora imagen, el rojo representa la luz infrarroja, así como el hidrógeno en las regiones de formación de estrellas gigantes. El color azul, por otro lado, se puede atribuir a estrellas jóvenes y calientes, mientras que el color amarillo proviene de estrellas más viejas. Cabe señalar que M51 se encuentra a 31 millones de años luz de la Tierra en la constelación Canes Venatici.

Continue Reading

Horoscopo

El Telescopio Hubble mira profundamente en el ojo de la Aguja en esta foto de una galaxia espiral enana

Published

on

Una nueva imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra una vista profunda del ojo de una aguja galáctica.

la galaxia espiral recibe el sobrenombre de «Ojo de aguja», aunque más oficialmente se le conoce como NGC 247 y Caldwell 62. NASA mencionado 10 de mayo, el apodo es apropiado dado que esta galaxia es una espiral enana, lo que la convierte en un grupo de estrellas relativamente pequeño en comparación con el nuestro. vía Láctea.

Continue Reading

Trending