Connect with us

Horoscopo

El vulcanismo extremo no provocó la extinción masiva de especies al final del período Cretácico.

Published

on

Los Acantilados de Zumaia se caracterizan por una sección excepcional de estratos que revela la historia geológica de la Tierra hace 115-50 millones de años (Ma). Crédito: Universidad de Barcelona / IUCA-Universidad de Zaragoza

Un estudio publicado en la revista Geología excluye que los episodios volcánicos extremos tuvieron alguna influencia en la extinción masiva de especies a fines del Cretácico. Los resultados apoyan la hipótesis de que fue el impacto de un meteorito gigante el que provocó la gran crisis biológica que acabó con linajes de dinosaurios no aviares y otros organismos marinos y terrestres hace 66 millones de años.


El estudio ha sido realizado por el investigador Sietske Batenburg, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Barcelona, ​​y los expertos Vicente Gilabert, Ignacio Arenillas y José Antonio Arz, del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias del Medio Ambiente de Aragón ( IUCA-Universidad de Zaragoza).

Límite K / Pg: La gran extinción del Cretácico en las costas de Zumaia

El escenario de este estudio fueron los acantilados de Zumaia (País Vasco), que cuentan con una sección excepcional de estratos que revela la historia geológica de la Tierra en el período de hace 115-50 millones de años (Ma). En este entorno, el equipo analizó sedimentos y rocas ricas en microfósiles depositados entre 66,4 y 65,4 Ma, un intervalo de tiempo que incluye el límite conocido del Cretácico / Paleógeno (K / Pg). Con fecha de 66 Ma, el límite K / Pg divide las eras Mesozoica y Cenozoica y coincide con una de las cinco grandes extinciones del planeta.

Este estudio analizó los cambios climáticos ocurridos justo antes y después de la extinción masiva marcada por el límite K / Pg, así como su posible relación con esta gran crisis biológica. Por primera vez, los investigadores han examinado si este cambio climático coincide en la escala de tiempo con sus posibles causas: el vulcanismo masivo del Deccan (India) – uno de los episodios volcánicos más violentos en la historia geológica del planeta – y las variaciones orbitales de la Tierra.

“La peculiaridad de los afloramientos de Zumaia radica en que allí se han acumulado dos tipos de sedimentos, unos más ricos en arcilla y otros más ricos en carbonato, que ahora se pueden identificar como estratos o margas y calizas, que se alternan para formar ritmos”. señala el investigador Sietske Batenburg, del Departamento de Dinámica Terrestre y Oceánica de la UB. “Esta fuerte rítmica en la sedimentación está ligada a las variaciones cíclicas de la orientación e inclinación del eje terrestre en el movimiento de rotación, así como en el movimiento de traslación alrededor del Sol”.

Estas configuraciones astronómicas, los conocidos ciclos de Milankovich, que se repiten cada 405.000, 100.000, 41.000 y 21.000 años, regulan la cantidad de radiación solar que reciben, modulan la temperatura global de nuestro planeta y condicionan el tipo de sedimento que llega a los océanos. “Gracias a estas periodicidades identificadas en los sedimentos de Zumaia pudimos determinar la datación más precisa de los episodios climáticos ocurridos en la época en que vivieron los últimos dinosaurios”, explica el estudiante de doctorado Vicente Gilabert, del Departamento de Ciencias de la Tierra en la UZ, que presentará su defensa de tesis a fines de este año.

Foraminíferos planctónicos: revelando el clima de antaño

Carbono-13 análisis de isótopos sobre rocas en combinación con el estudio de los foraminíferos planctónicos, microfósiles utilizados como indicadores bioestratigráficos de alta precisión, permitió reconstruir el paleoclima y la cronología de esta época en los sedimentos de Zumaia. Más del 90% de las especies de foraminíferos planctónicos del Cretácico de Zumaia se extinguieron hace 66 Ma, coincidiendo con una gran perturbación en el Ciclo del carbono y una acumulación de esférulas de vidrio de impacto del asteroide que golpeó Chicxulub, en la Península de Yucatán (México).

Además, los hallazgos del estudio revelan la existencia de tres eventos intensos de calentamiento global, llamados eventos hipertérmicos, que no están relacionados con el impacto de Chicxulub. El primero, conocido como LMWE y anterior al límite K / Pg, fue fechado entre 66.25 y 66.10 Ma. Los otros dos eventos, después de la extinción masiva, se denominan Dan-C2 (entre 65.8 y 65.7 Ma) y LC29n (entre 65.48 Ma) y 65,41 Ma).

Durante la última década, ha habido un intenso debate sobre si los eventos hipertérmicos mencionados anteriormente fueron causados ​​por una mayor actividad volcánica del Deccan, que emitió grandes cantidades de gases a la atmósfera. “Nuestros resultados indican que todos estos eventos están sincronizados con las configuraciones orbitales extremas de la Tierra conocidas como máximos de excentricidad. Solo el LMWE, que produjo un calentamiento global estimado de 2-5 ° C, parece estar temporalmente relacionado con un episodio eruptivo del Deccan”. , sugiriendo que fue causado por una combinación de los efectos del vulcanismo y la última excentricidad máxima del Cretácico ”, añaden los expertos.

Las variaciones orbitales de la Tierra alrededor del Sol.

Les changements climatiques mondiaux qui se sont produits à la fin du Crétacé et au début du Paléogène – entre 250 000 ans avant et 200 000 ans après la limite K/Pg – étaient dus aux maxima d’excentricité de l’orbite de la Terre autour del sol.

Sin embargo, la excentricidad orbital que influyó en el cambio climático antes y después del límite K / Pg no está relacionada con la extinción masiva de especies en el Cretácico Superior. Los cambios climáticos provocados por la excentricidad máxima y aumentados por el vulcanismo de Deccan se produjeron gradualmente en una escala de cientos de miles de años.

“Estos datos confirmarían que la extinción fue provocada por algo completamente ajeno al sistema terrestre: el impacto de un asteroide que se produjo 100.000 años después de este cambio climático del Cretácico tardío (LMWE)”, explica el equipo de investigación. “En outre, les 100 000 dernières années avant la limite K/Pg sont caractérisées par une stabilité environnementale élevée sans perturbations évidentes, et la grande extinction massive d’espèces s’est produite instantanément à l’échelle des temps géologiques”, concluent- ellos.


Los científicos se centran en el papel de los volcanes en la extinción de los dinosaurios


Más información:
Vicente Gilabert et al, Contribución del forzamiento orbital y el vulcanismo de Deccan al clima global y los cambios bióticos a través de la frontera Cretácico-Paleógeno hasta Zumaia, España, Geología (2021). DOI: 10.1130 / G49214.1

Proporcionado por
Universidad de Barcelona

Cita: El vulcanismo extremo no causó la extinción masiva de especies al final del Cretácico (2021, 20 de septiembre) recuperado el 20 de septiembre de 2021 de https://phys.org/news/2021-09-extreme-volcanism -massive-extinction -especies. html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte del uso legítimo para fines de estudio o investigación privados, no se puede reproducir ninguna parte sin permiso por escrito. El contenido se proporciona solo a título informativo.

READ  ¿Fue el clima espacial la causa del desastre del Titanic?

Experiencia en periódicos nacionales y periódicos medianos, prensa local, periódicos estudiantiles, revistas especializadas, sitios web y blogs.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Horoscopo

Los lémures indri indri pueden cantar a diferentes ritmos, encuentra un estudio

Published

on

Es porque tienen ritmo.

El Indri indri, una especie de lémur de Madagascar, es una de las pocas especies animales rítmicas, según un estudio publicado el lunes en Current Biology.

El indri es la especie de lémur vivo más grande y el único que canta, por lo que es el animal perfecto para estudiar y ver si tiene ritmo, dijo la coautora del estudio, Chiara De Gregorio, investigadora del Departamento de Ciencias de la Vida y Biología de Sistemas de la Universidad de Turín en Italia.

El ritmo se ha definido como “patrones de duración que consisten en sonidos y silencios”, dijo.

Los investigadores querían ver si los lémures blancos y negros tenían un ritmo categórico – la capacidad de crear diferentes tipos de patrones rítmicos.

Agarrar el ritmo

Después de 12 años de investigación, los científicos analizaron 636 grabaciones de vocalizaciones de 39 indris adultos y descubrieron que compartían dos patrones rítmicos diferentes con los humanos. Como nosotros, los lémures son primates.

La primera es la isocronía, es decir, cuando los intervalos entre notas están espaciados uniformemente, dijo De Gregorio. El equipo de investigación descubrió que los lémures también cantaban en una proporción de 1: 2, que es cuando el segundo intervalo es dos veces más largo que el primero, agregó.

Los dos patrones de intervalo se pueden encontrar en la introducción a la canción de Queen “We Will Rock You”, explicó De Gregorio.

Un análisis más detallado reveló que los indris masculinos mantuvieron sus notas más tiempo y cantaron con una duración más larga entre notas que las mujeres. Cantar requiere una cantidad significativa de energía, dijo De Gregorio, por lo que los intervalos extendidos podrían permitir que los lémures machos canten por más tiempo.

READ  Hace 60 años, Alan Shepard se convirtió en el primer estadounidense en el espacio.

Recopilar grabaciones del canto de los lémures no fue tarea fácil.

Comunicación en el dosel

Los árboles indris viven en lo profundo del dosel de la selva tropical de Madagascar, por lo que los investigadores han pasado años siguiéndolos al bosque tratando de escucharlos cantar. Después de un día completo de rastreo, es posible que los mamíferos peludos ni siquiera estén cantando, dijo De Gregorio.

Los investigadores no están seguros de por qué Indris desarrolló este talento único, pero De Gregorio dijo que cree que podría haber evolucionado para la comunicación de largo alcance y la defensa de la patria.

La música es una parte importante de nuestras vidas, pero la razón aún se debate, dijo.

“Nuestros resultados pueden ser una prueba importante de nuestra comprensión de los orígenes de nuestras habilidades rítmicas, nuestro amor por la danza y nuestra pasión por la música”, dijo De Gregorio.

El siguiente paso en su investigación es determinar si estos animales en peligro de extinción pueden cantar al nacer o si esta es una habilidad aprendida que practican.

Continue Reading

Horoscopo

Científicos encuentran rastros de vida antigua en rubí de 2.500 millones de años

Published

on

La muestra de rubí de Groenlandia, donde se encuentran los depósitos de rubí más antiguos conocidos, contenía grafito, un mineral compuesto de carbono puro. Las firmas químicas en el carbono sugirieron que era un residuo de vida temprana.

“El grafito dentro de este rubí es verdaderamente único. Esta es la primera vez que vemos evidencia de vida antigua en rocas de rubí”, dijo Chris Yakymchuk, profesor de ciencias de la tierra y medio ambiente en la Universidad de Waterloo en Canadá, en un comunicado de prensa.

El grafito se encuentra en rocas de más de 2500 millones de años, en un momento en la Tierra cuando faltaba oxígeno en la atmósfera y la vida unicelular existía solo en microorganismos y algas.

Para determinar si el carbono era de origen biológico, los investigadores observaron su química, específicamente la composición de isótopos en los átomos de carbono.

“La materia viva está formada preferiblemente por átomos de carbono más ligeros porque requieren menos energía para incorporarse a las células”, dijo Yakymchuk. “Basándonos en la mayor cantidad de carbono-12 en este grafito, llegamos a la conclusión de que los átomos de carbono alguna vez fueron vida antigua, muy probablemente microorganismos muertos como las cianobacterias. “

Supuestamente un enorme fósil de dinosaurio carnívoro en realidad pertenece a otra cosa

Los científicos encontraron la roca en Groenlandia mediante el estudio de la geología de los rubíes para comprender mejor las condiciones necesarias para su formación.

Los rubíes son de color rojo variedad de corindón mineral.
Los zafiros se forman a partir de la misma sustancia. En los rubíes, el cromo produce el color distintivo, mientras que las trazas de hierro, titanio y níquel producen zafiros de diferentes colores, incluido el tinte azul típicamente asociado con la piedra preciosa.

El equipo también descubrió que el grafito probablemente alteró la química de las rocas circundantes para crear condiciones favorables para el crecimiento del rubí.

READ  Cómo el telescopio espacial romano de la NASA descubrirá agujeros negros solitarios

“La presencia de grafito también nos da más pistas sobre cómo se formaron los rubíes allí, lo cual es imposible de hacer directamente en función del color y la composición química de un rubí”, dijo Yakymchuk. en la declaración.

La investigación fue publicada en Opinión de geología mineral La semana pasada.
Continue Reading

Horoscopo

Antiguos rastros de vida encontrados en rubí de 2.500 millones de años

Published

on

Foto del rubí que analizó este estudio. Crédito: Universidad de Waterloo

Al analizar algunas de las piedras preciosas de colores más antiguas del mundo, los investigadores de Universidad de Waterloo descubrió un residuo de carbono que alguna vez fue vida antigua, encerrado en un rubí de 2.500 millones de años.

El equipo de investigación, dirigido por Chris Yakymchuk, profesor de ciencias ambientales y de la tierra en Waterloo, se propuso estudiar la geología de los rubíes para comprender mejor las condiciones necesarias para la formación del rubí. Durante esta búsqueda en Groenlandia, que contiene los depósitos de rubíes más antiguos conocidos del mundo, el equipo encontró una muestra de rubíes que contenían grafito, un mineral compuesto de carbono puro. El análisis de este carbono indica que es un vestigio del inicio de la vida.

“El grafito dentro de este rubí es verdaderamente único. Esta es la primera vez que vemos evidencia de vida antigua en rocas rubí ”, explica Yakymchuk. “La presencia de grafito también nos da más pistas sobre cómo se formaron allí los rubíes, lo cual es imposible de hacer directamente basándose en el color y la composición química de un rubí”.

La presencia de grafito permitió a los investigadores analizar una propiedad llamada composición isotópica de átomos de carbono, que mide las cantidades relativas de diferentes átomos de carbono. Más del 98 por ciento de todos los átomos de carbono tienen una masa de 12 unidades de masa atómica, pero algunos átomos de carbono son más pesados, con una masa de 13 o 14 unidades de masa atómica.

READ  La ciencia de la nave espacial AIM de la NASA

“La materia viva está formada preferiblemente por átomos de carbono más ligeros porque requieren menos energía para incorporarse a las células”, dijo Yakymchuk. “Basándonos en la mayor cantidad de carbono 12 en este grafito, llegamos a la conclusión de que los átomos de carbono alguna vez fueron vida antigua, muy probablemente microorganismos muertos como las cianobacterias. “

El grafito se encuentra en rocas de más de 2.500 millones de años, en una época del planeta en la que el oxígeno no abundaba en la atmósfera y la vida solo existía en microorganismos y películas de algas.

Durante este estudio, el equipo de Yakymchuk descubrió que este grafito no solo conecta la piedra preciosa con la vida antigua, sino que también era probablemente necesario para que existiera este rubí. El grafito alteró la química de las rocas circundantes para crear condiciones favorables para el crecimiento del rubí. Sin esto, los modelos del equipo mostraron que no habría sido posible formar rubíes en esta ubicación.

El estudio, “Crecimiento de corindón (rubí) durante el ensamblaje final del cratón arcaico del Atlántico norte, suroeste de Groenlandia”, se publicó recientemente en Opinión de geología mineral. Un estudio complementario, “El enigma del corindón: Restringir las composiciones de los fluidos en la formación de rubí en las mezclas metamórficas de rocas ultramáficas y aluminosas”, se publicó en la revista Geología química en junio.

Las referencias:

“Crecimiento de corindón (rubí) durante el montaje final del cratón Arcaico del Atlántico norte, suroeste de Groenlandia” por Chris Yakymchuk, Vincent van Hinsberg, Christopher L. Kirkland, Kristoffer Szilas, Carson Kinney, Jillian Kendrick y Julie A. Hollis, agosto 20 de febrero de 2021, Opinión de geología mineral.
DOI: 10.1016 / j.oregeorev.2021.104417

READ  ¿Fue el clima espacial la causa del desastre del Titanic?

“El enigma de corindon: contrarrestar las composiciones de fluidos en formación de rubí en mezclas metamórficas de rocas ultramáficas y aluminosas” por Vincent van Hinsberg, Chris Yakymchuk, Angunguak Thomas Kleist Jepsen, Christopher L. Kirkland y Kristoffer Szilas, 20 de marzo de 2021, Geología química.
DOI: 10.1016 / j.chemgeo.2021.120180

Continue Reading

Trending